Los ciegos ante el ser trascendente

“Los ciegos para el Ser pasan incluso por ser los únicos que ven de verdad.”
Martin Heidegger

martes, 16 de enero de 2007

No hacer de uno mismo la razón de nuestra existencia


Lao Tse, TAO TE KING, Capítulo VII

El cielo es eterno y la tierra permanece.

El cielo y la tierra deben su eterna duración

a que no hacen de sí mismos

la razón de su existencia.

Por ello son eternos.

El sabio se mantiene rezagado

y así es antepuesto.

Excluye su persona

y su persona se conserva.

Porque es desinteresado

obtiene su propio bien.


Comentario:


Afirma el poema que la razón de la eternidad del cielo y de la tierra es no hacer de sí mismos la razón de su existencia.

Si la razón de la existencia de un ser no es él mismo ¿Cuál puede ser? ¿Qué hay más interno e importante para uno mismo que uno mismo? La exégesis debe caminar en otro sentido que el de considerar lo más esencial de uno mismo la exterior personalidad mediante la cual nos desenvolvemos en el mundo corrientemente.

La personalidad de la persona vulgar está obsesionada por su propia afirmación y por ello demuestra su inmadurez. La personalidad del sabio está íntimamente unida a su ser superior, la mónada divina en él, la chispa desprendida de la Llama eterna Divina.

Cuando esto sucede o cuando esto se busca, se tiende a unir nuestra individualidad limitada a todos los otros trozos desprendidos de esta Llama divina que también se muestran en este mundo como individualidades.

Todo místico, toda persona superior en el sentido de humildad y santidad, todo sabio de cualquier religión o creencia que en el mundo ha existido ha practicado el amor; el amor es la suprema energía de unión que elimina la separatividad.

La separatividad es la trampa de las fuerzas oscuras. Es el desarrollo en este bajo mundo material del egoísmo que produce las lágrimas, el descontento y la la desunión.

"El sabio se mantiene rezagado y así es antepuesto". Cómo nos recuerda al mandato evangélico "El que se humilla será ensalzado, el que se enzalsa será humillado."

"Excluye su persona y su persona se conserva". Cuántas veces la renuncia produce el que aparezcan personas que te defienden porque comprenden. El Tao The King está lleno de estas contraposicions sabias y maravillosas.

"Porque es desinteresado obtiene su propio bien" ¿Quién puede comprender esto? Desde luego jamás la mente inferior (kama-manas inferior en el hinduismo), es decir, la mente argumentativa unida a kamas o mente pasional. Esta mente por su proximidad a las bajas pasiones materiales y por su desconocimiento de ideales altruistas jamás puede comprender este nuevo aparente dilema: el desinterés produce el auténtico y verdadero bien de la persona.

viernes, 12 de enero de 2007

La sabiduría inmemorial

La sabiduría inmemorial que se manifiesta en todos los libros sagrados, en todos los mitos y leyendas, en todas las religiones y en las grandes obras de arte conservadas desde hace milenios, es un depósito y una herencia que han de ser administrados con sumo cuidado.

No está exenta de alteraciones y de utilizaciones para objetivos materiales o egoístas. No está exenta de degradaciones o "petrificaciones" que le quitan su fluidez y pureza y que la transforman en influencias de segundo grado o influencias con cierto grado de impureza o rigidez.

Cuando fueron dadas por los "Padres" de la humanidad a ésta, en tiempos inmemoriales que no están incluidos en nuestra historia oficial, eran influencias de primer grado que eran comprendidas intuitivamente y vividas directamente con el espíritu sin intermediación de la mente argumentativa.

Han existido muchas adaptaciones a la mentalidad de Occidente o incluso a la mentalidad de Oriente de dicha enseñanza eterna que, si bien cumplen su objetivo de hacernos despertar e iniciarnos en el desarrollo del ego superior o Yo real, frente a la personalidad inferior, no contienen, explícitamente, sino una pequeña parte de este inmenso pozo de sabiduría.