Los ciegos ante el ser trascendente

“Los ciegos para el Ser pasan incluso por ser los únicos que ven de verdad.”
Martin Heidegger

martes, 19 de mayo de 2009

Logias Blanca y Negra y autenticidad de los Grupos



Me gustaría reflexionar sobre la Teosofía como Sabiduría inmemorial dada por el Ser Altísimo y los Seres que velan por todo. Quizás, si meditamos un poco sobre los orígenes de toda Religión de la Sabiduría, de toda Iniciación y de la Teosofía en sí misma, es decir, si reflexionamos sobre los orígenes y Propósito de la Jerarquía Blanca como la Matriz a partir de Shamballa de todos los grupos auténticos que puedan existir, quizás podamos encontrar una comprensión de la autenticidad de los Grupos de Iniciación -o los que son de aproximación al Sendero de Iniciación- del mundo.

Mi opinión, apoyada en el texto que transcribo a continuación y en todo lo que he estudiado, meditado y experimentado interiormente es que las cosas son tremendamente complejas y que los adeptos tanto de la izquierda como de la derecha, -hasta cierto nivel de desarrollo los de la Logia Negra pues no pueden ascender más y, aparte, su incapacidad de entrar en regiones de Luz- se pueden encontrar en cualquier grupo (repito hasta cierto nivel los iniciados del sendero d ela izquierda). Es necesario , pues, tener un discernimiento muy fino guiado por el amor y la intucición del alma y tener en cuenta el dicho de Jesús el Cristo: "Por sus frutos los conocereis". Para mí, la Teosofía -pero no todos los grupos de Teosofía- contiene la verdad Inmortal, lo que no quita que estemos asistiendo en sucesivas épocas a revelaciones de esta verdad cada vez más profundas o esotéricas.


He resaltado en la cita algunas palabras y frases.


____________________________________________


"1. Ya han conocido y aplicado las reglas para trabajar dentro los velos de maya.


No deben olvidar los estudiantes que el trabajo de la Jerarquía está condicionado constantemente por la etapa evolutiva alcanzada por la Jerarquía humana. En los albores de la historia humana prácticamente no existía el progreso, por lo tanto el proceso de pensar, poco o nada afectaban a las fuerzas y energías activas en los niveles etéricos. En ese periodo estaban en un estado de relativa pasividad o eran arrastradas a la actividad por la definida y planeada impronta de la Jerarquía; [...]. Posteriormente, a medida que se agrupaban las unidades familiares formando tribus y éstas se unían a otras, a fin de formar tribus mayores o naciones en embrión, acrecentábase el efecto masivo, pero aún había poca actividad mental o dirección vinculada al mismo, siendo en gran parte instintivo y -si puedo expresarlo así - el plano etérico constituye en realidad una especie de matriz que circundaba una valiosa creación, esencialmente protectora, separadora y ligeramente energetizadora.

En los días atlantes, el plano donde la humanidad recibía su principal orientación o desarrollo era de tal índole, que las naturalezas emocional e impulsiva y el campo donde maduraban deseos, entraron en actividad en forma predominante. Luego comenzó la verdadera dificultad en el reino de maya. Hasta entonces sólo se habían sentido dos energías en el plano etérico: primero, la energía de la vida misma, por intermedio del sutratma, cuando atravesaba el plano etérico, a fin de producir vivencia esotérica en el plano físico, y segundo, la energía de la Jerarquía, en conjunto, estableciendo una organización lenta y amplia, aunque algo negativa, de las fuerzas prevalecientes. Después comenzó a hacer impacto sobre las fuerzas etéricas una tercera y muy poderosa fuerza engendrada por la humanidad. En ese primitivo período de la historia humana el hombre comenzaba a desear, pero su deseo no era como lo fue hasta entonces, de naturaleza puramente animal, emanado por lo tanto de la sustancia físico densa (en consecuencia no estaba relacionada con ningún principio), [...].

Esta potente vibración del deseo la evocaron los hombres que aún no poseían visión espiritual de ninguna especie; sus reacciones instintivas eran estrictamente materiales (lo cual era correcto en esa época particular) y llamaron la atención de ciertas energías o Seres netamente malignos. Dichos Seres aprovecharon la situación con la finalidad de satisfacer sus deseos de poder -otra distorsión del aspecto voluntad o primer aspecto. Así se fundó la Logia Negra. Se nutrió del deseo humano, asemejándose a un enorme vampiro que está al acecho. Vició el vivir humano y aumentó el deseo, más allá de lo que normalmente se esperaba, se proyectaba o planeaba jerárquicamente, creando de esa manera falsas metas y normas. [...].

La gran Logia Blanca y su opositora, la Logia Negra, acrecentaron constantemente su potencia. En forma gradual, las fuerzas se organizaron y los cuatro "velos de maya" o las siete energías separadoras, se definieron nítidamente. [...].

Paralelamente a esta actividad, y complementado, nutrido y sustentado por la Logia Negra, apareció el espejismo en el plano astral, y a este espejismo, cada vez más denso, la humanidad ha contribuido y respondido constantemente. Luego, a medida que la evolución progresaba y el intelecto humano comenzaba a hacerse sentir, "los cuatro velos de maya" y el gran "telón del espejismo" condicionaron al plano mental. Apareció la ilusión y las diferencias entre verdad y la falsedad, el bien y el mal, y el sendero de la izquierda y el de la iniciación se hicieron evidentes a la humanidad avanzada de esa época, La Jerarquía no ignoraba dichas diferencias, pero los seres humanos se vieron enfrentados con ellas y las reconocieron; [...].

En el transcurso de las edades, los hombres han contribuido acrecentadamente al problema y solución de maya, del espejismo y de la ilusión. Comenzó a hacerse sentir el poder del pensamiento humano; los hombres en número creciente buscaron el Sendero de Liberación, y de esa manera ingresaron en la Jerarquía, convirtiéndose en activos e instruidos opositores de la Logia Negra, y en inteligentes manipuladores de energía, la cual puede ser proyectada hacia abajo y utilizada para destruir los cuatro velos, disolver el espejismo y disipar la ilusión. [...] y amenazando también la seguridad y estado de la Logia Negra.

[...].

Varios cientos de años atrás, en muy pocos se podía depositar tal confianza. Hoy (1944), en todos los países hay muchos de ellos, aunque muy pocos en Alemania, debido a que en ese desdichado país se ha concentrado el poder de la Logia Negra, y también al mal uso de la fuerza shambállica. Dicha fuerza ha sido aislada, utilizándose su aspecto destructivo en Alemania, sin equipararla con la actividad de la energía de amor de la Jerarquía. Este hecho ha imposibilitado (desde 1933) la entrada de los discípulos que pertenecen a la Logia Blanca. Sin embargo, en todas partes la concentración de discípulos activos es mayor que en ningún otro momento de la historia humana.

He acentuado esto porque la segunda frase, "que el grupo amplíe las rasgaduras en esos velos", se refiere a los discípulos y grupos reunidos a su alrededor en todas partes. Esos grupos, en gran número y de distintas potencias de rayo, guiarán al mundo hacia la nueva era, en el período de posguerra. La presión que ejercen sobre el plano físico ha precipitado la crisis entre la gran Logia Blanca y la Logia Negra. Su trabajo consiste en permitir entrar la luz, y donde va la luz la Logia Negra debe disolverse y desaparecer. Se nutre del espejismo y la ilusión y emplea los velos de maya como protección."


Alice A. Bailey (El Tibetano), Los Rayos y Las Iniciaciones, Editorial Sirio, Málaga, año 2002, pp. 237-242.